En boxeo olimpico Ingrit Valencia aseguró nueva medalla medalla para Colombia

Llegó a Río de Janeiro como la primera mujer colombiana en boxear en unos Juegos Olímpicos y con su compañero sentimental como su entrenador. Ahora, Ingrit Valencia puede pregonar que dos combates le bastaron para meterse en la fiesta de las medallas.

La colombiana de 27 años superó el martes por decisión unánime (3-0) a la tailandesa Peamwilai Laopeam en cuartos y avanzó a las semifinales de la división mosca, una instancia que le asegura al menos el bronce.

Laopeam había vencido en enero a la colombiana por decisión dividida en el Mundial de Astana, Kazajistán.

Valencia garantiza la presencia de su país por segunda vez en el podio del boxeo en Río, luego de la plata que atrapó Yuberjen Martínez en la división minimosca en la rama masculina.

Valencia, oriunda de Morales —en el departamento del Cauca_, había derrotado en su estreno a la centroafricana Judith Mbougnade por nocaut técnico en su estreno del viernes.

Ausente en el debut del boxeo olímpico de mujeres en Londres 2012, Colombia aseguró su presencia en Río en la rama femenina gracias al boleto logrado por Valencia en un torneo clasificatorio realizado en Buenos Aires en marzo.

Esa clasificación sucedió seis años después de haber conocido en el deporte a Raúl Ortiz, quien a la postre se convirtió en su entrenador y pareja. Ambos tienen un hijo de 10 años.

Valencia tiene ocho años de experiencia y entre sus logros figura el bronce conseguido en los pesos mosca en los Panamericanos de Toronto el año pasado.

Valencia desplegó su técnica desde el campanazo inicial para robarse la iniciativa y la distancia ante una rival de mayor estatura y alcance, que no supo contrarrestar los golpes rectos de la colombianas.

Tras un primer asalto cómodo, presionando, que ganó con relativa facilidad, Valencia disminuyó el ritmo en el segundo, pero se mantuvo al ataque, en que la tailandesa también conectó algunos golpes a la cara de la colombiana.

La colombiana retomó el control en el tercero, con jab y recto, y cuando iba en corta distancia ponía los ganchos, tanto de derecha como de izquierda.

En el cuarto, Valencia no cedió el control y siguió avanzando al tiempo que soltaba sus golpes ante una aturdida rival, pero en el último minuto bajó la presión y se dedicó a dejar correr el reloj, sin soltar el control.

Un juez anotó 40-36 y dos anotaron 39-37.

Valencia tomó desquite de la tailandesa que, tras un empate en el combate, se quedó con el fallo en el Campeonato Mundial, pelea celebrada el 21 de mayo pasado en Astana.

“Quería cobrarme la revancha y llevarme una medalla de oro. Ya se aseguró ahora vamos por el cupo a la final”, manifestó la joven zurda nacida en Morales (Cauca), al terminar el combate en el Pabellón Seis de Riocentro, centro de eventos ubicado al frente de la Villa Olímpica.

En la semifinal del jueves (2:15 p.m. hora de Brasil, 12:15 hora de Colombia), Valencia se medirá a la francesa Sarah Ourahmoune, que posterior a la pelea de la colombiana venció por decisión unánime a la kazaja Zhaina Shekerbekova.

La de Valencia, única mujer en el equipo, es la quinta medalla del boxeo colombiano en los Juegos Olímpicos y la segunda en Río de Janeiro. El domingo, Yuberjen Martínez (49 kilos) se convirtió en el primer medallista de plata en la historia de este deporte para el país.

“El triunfo de Yuber nos ayuda mucho y esto todavía no se ha acabado”, remató Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.